20 de abril, 2018

La influencia de la refrigeración evaporativa en la economía española

torre2La contribución del enfriamiento evaporativo al ahorro económico a nivel nacional tiene gran impacto. La climatización es uno de los grandes responsables del consumo energético global y en este contexto esta tecnología desempeña un papel esencial gracias al ahorro energético que proporciona, favorecido, además, por los avances tecnológicos incorporados en los últimos años.

La refrigeración evaporativa, utilizada en las instalaciones frigoríficas y de aire acondicionado con condensación por agua, ofrece una combinación idónea de uso de energía y coste de instalación y, en consecuencia, una óptima relación inversión/rendimiento frente a soluciones similares.

La refrigeración evaporativa se utiliza tanto en la climatización doméstica, incluyendo centros comerciales y edificios de oficinas, como en casi todas las aplicaciones industriales en las que se requiere frío, pudiendo llegar a representar para el sistema productivo español un ahorro en consumo de energía eléctrica de 25.000€ anuales por instalación frente a otras alternativas.

En 2017 la demanda de energía eléctrica fue de 252.755 GWh, un 1,6% más que en 2016. En este contexto, la refrigeración evaporativa constituye una alternativa a tener presente:

- De las tres categorías en las que se subdivide la condensación por enfriamiento - sistemas húmedos (torres de refrigeración y condensadores evaporativos), secos (aerocondensadores) e híbridos-, los más eficientes energéticamente son los húmedos, seguidos por los híbridos. Las torres de refrigeración disipan aproximadamente cuatro veces más calor que los sistemas secos y el doble que los híbridos, por lo que su ventaja es clara.

- Esta tecnología contribuye al ahorro de energía eléctrica consumida. La reducción del consumo energético y de las fugas de gas se consigue por la eficiencia en el proceso y el alto rendimiento de los equipos.

- Los sistemas húmedos utilizan un 40% más de agua que los sistemas híbridos, mientras que los secos no emplean este elemento, pero la mayor parte se reutiliza. Esto, unido a que estos sistemas necesitan menos energía para funcionar, supone que consumen menos agua en origen, es decir, en la producción de energía eléctrica, que los otros sistemas.

- Por último, estas instalaciones incorporan numerosos avances tecnológicos con objeto de optimizar el rendimiento energético: motores de alta eficacia, convertidores de frecuencia, sistemas de purga automatizados, nuevos materiales, etcétera.

Más información





Powered by Kolokio International S.L. Contacte con nosotros para publicar su propio Periódico Online.
© 2011 Kolokio International S.L. Legal. Privacidad.