21 de enero, 2018

AEFYT alerta sobre la escasez de gases refrigerantes en 2018

La más que posible escasez de gases refrigerantes HFCs a partir del año 2018, muy en especial de las modalidades R-404A y R-507A, que prácticamente desaparecerán, preocupa al mercado de frío. AEFYT, en calidad de asociación representativa del sector, se ve en la obligación de alertar sobre esta situación que, además, podría acabar siendo crítica ante el descenso de cuotas prevista en el Reglamento F- Gas, que alcanza el 48%.

La asignación de cuotas, expresadas en PCA (Potencial de Calentamiento Global) equivalente, a cada productor o importador derivadas de la aplicación del Reglamento Europeo F-Gas ha contribuido a la progresiva escasez de gases refrigerantes en el mercado, situación que se ha agravado a causa de la escasez de fluorita, que resulta un componente básico en la fabricación de determinados gases fluorados como es el caso del R-125 y el R-32.

Pero éste es solo el principio, ya que las cuotas del mercado europeo experimentarán en 2018 y hasta finales de 2020 un nuevo recorte del 37%, porcentaje al que habrá que añadir un recorte del 11% de los gases importados. Es decir, una reducción total del 48% que marcará un antes y un después en el precio y disponibilidad de los refrigerantes. La escasez de producto provoca un desajuste entre la oferta y la demanda que encarece el precio de los refrigerantes.

En un mercado cuyo futuro ya parece mostrarse adverso, los profesionales españoles tienen, además, que ceñirse al Impuesto sobre Gases Fluorados de Efecto Invernadero, que agrava el problema al incrementar el coste de mantenimiento de las instalaciones frigoríficas, fomentar el mercado negro y frenar el reciclaje de los gases.

roberto-solsona1

Está claro que la situación, ya grave en estos momentos, se convertirá en crítica a medio plazo. El incremento del coste de operaciones y la escasez de refrigerantes afecta a sectores económicos claves como la hostelería y la industria y la distribución alimentaria, entre otros.

Este problema tiene su origen en que no todos los refrigerantes comercializados en la actualidad disponen de un sustituto directo de menor PCA y para algunas de las nuevas alternativas del grupo L2 (ligeramente inflamables) los usos y aplicaciones están restringidas a la espera de la aprobación y publicación de un nuevo reglamento de seguridad que modifique su tratamiento.

Tanto AEFYT como otras asociaciones europeas llevan tiempo alertando sobre esta circunstancia. A pesar de los esfuerzos de los fabricantes por desarrollar productos sustitutivos, las pruebas de los mismos y su comercialización requieren tiempo, el estado actual de la tecnología no permite cumplir con los requerimientos legislativos y la más que probable consecuencia es el posible desabastecimiento del mercado.

Desde AEFYT solo nos queda recomendar a nuestros asociados que contacten con sus proveedores y analicen la disponibilidad en 2018 de los refrigerantes, tanto los necesarios para los nuevos equipos como para el mantenimiento de los existentes. También queremos hacer un llamamiento a la Oficina del Cambio Climático tras haber detectando un aumento de irregularidades legales y técnicas -reutilización incontrolada e inadecuada de refrigerantes procedentes de instalaciones desguazadas, nula destrucción, reciclado o regeneración de refrigerantes, etc-, que actúan en decremento de la eficiencia energética de las instalaciones y en el incremento de emisiones de CO2 de origen indirecto y posibles problemas de seguridad.

Más información.





Powered by Kolokio International S.L. Contacte con nosotros para publicar su propio Periódico Online.
© 2011 Kolokio International S.L. Legal. Privacidad.