21 de enero, 2018

Daniel Sánchez García-Vacas, grupo de Ingeniería Térmica Universidad Jaume I: “El CO2 es una solución de refrigeración global pero precisa de ciclos complejos para poder aumentar la eficiencia”

co2_daniEl Grupo de Ingeniería Térmica de la Universidad Jaume I, creado en 1998, está centrado en el estudio de los procesos de transferencia de calor y refrigeración, tanto a nivel teórico como experimental. Daniel Sánchez analiza las principales líneas de investigación, orientadas a la optimización de la refrigeración comercial.

Las líneas de investigación del Grupo de Ingeniería Técnica de la Universidad Jaume I están centradas en la optimización de la refrigeración comercial, al objeto de reducir el consumo energético, así como en la potenciación del uso de refrigerantes de bajo consumo GWP o PCA, y, entre ellos, el Co2. En un entorno como el actual, con un horizonte temporal marcado para cumplir con las restricciones impuestas por las normativas europeas, su uso cobra especial relevancia. Daniel Sánchez insiste en que “en España hay industrias que emplean CO2 como refrigerante y muchos supermercados han apostado por esa tecnología. La cuestión no está en si el CO2 es una solución adecuada, sino en, dentro de la solución, cuál es la mejor opción”.

El CO2 ofrece grandes ventajas en términos de transferencia de calor, coste y compatibilidad medioambiental y un amplio rango de aplicación en la producción de frío a baja, media y alta temperatura e incluso como bomba de calor, pero su baja temperatura obliga al ciclo a trabajar en régimen supercrítico, en muchas ocasiones reduciendo el COP del ciclo y aumentando su consumo energético. En consecuencia, para que su uso sea competitivo, los ciclos frigoríficos que utilicen CO2 como único refrigerante (en ciclo simple o en sistema de compresión múltiple booster) precisan de configuraciones más complejas para aumentar el COP de las instalaciones. En este contexto, la Universidad Jaume I, una vez que ha concluido el análisis de las configuraciones que permiten mejorar los sistemas frigoríficos de CO2 en régimen transcrítico/subcrítico, trabaja en un proyecto europeo que permitirá cuantificar de forma experimental los consumos energéticos de cada configuración de cara a poder ofrecer a la comunidad científica y, en especial, al sector de la refrigeración, datos objetivos sobre qué sistemas son los más adecuados en climas cálidos como España.

La ingeniería térmica está presente en todas las aplicaciones industriales y de ella depende la calidad del producto final y parte del consumo energético del proceso para conseguirlo. En la fabricación de cualquier producto, el control de la temperatura, así como el mecanismo de transferencia de calor para conseguirlo, es algo esencial. Tal y como apunta Daniel Sánchez, “un control ineficiente o un mal diseño de los sistemas de aporte/disipación de calor, puede significar un producto de mala calidad o un consumo energético desmesurado. Lo mismo ocurre en el sector de la refrigeración comercial, donde la ingeniería térmica está presente en toda la cadena de producción, conservación, distribución y venta del producto perecedero”.

Más información.





Powered by Kolokio International S.L. Contacte con nosotros para publicar su propio Periódico Online.
© 2011 Kolokio International S.L. Legal. Privacidad.